Cargando el player...

Viernes, 24 de Marzo de 2017 | 5:47 am

La increíble historia de una nieta de un nazi que cuida a un abuelo judío sobreviviente de Auschwitz

Lea Heitfeld se hizo cargo de Ben Stern, compartiendo una vivienda en Berkeley, al norte de California.

Es considerado como uno de los períodos más nefastos para la humanidad. Miles de muertos, ciudades destruidas y millones de afectados confirmaron el cruento saldo de la Segunda Guerra Mundial. El conflicto bélico tuvo como hombre clave a Adolf Hitler, quien marcó con su nombre la historia de su país y del mundo.

Es imposible olvidar la terrible persecución que encabezó contra las minorías y en especial contra los judíos. Para los sobrevivientes es imposible olvidar los cruentos y violentos días que debieron pasar como prisioneros en los distintos campos de concentración.

hitler shutter 2 600

A pesar de todo ese dolor, la vida da vueltas y resulta increíble que personas de dos frentes totalmente opuestos puedan reencontrarse para compartir una sencilla cena. Es el caso de Lea Heitfeld y Ben Stern. Ella, una joven alemana de 31 años con un pasado familiar marcado por el 'nazismo'. Él, un abuelo judío polaco de 95 años, sobreviviente de Auschwitz.

Según cuenta El Mundo, Heitfeld encontró a los Stern debido a su excelente relación con la comunidad judía, ya que es voluntaria en un centro para ancianos judíos en la zona de la Bahía de San Francisco. Un profesor del Centro de Estudios Judíos en Berkeley le dijo que Ben Stern era "el viejito más divertido y atractivo que existe" y fue a comprobarlo.

ben2 600

Ben y su hija Charlene, autora de un documental sobre la vida de su padre, buscaban a alguien que acompañara al anciano después de que su mujer, Helen, fuera internada en un centro por demencia. Desde julio del año pasado Lea y Ben viven juntos.

"Lo que ha hecho es un acto de perdón difícil de medir con palabras", explicó la estudiante. "Es increíble que le abriera la puerta a alguien que le podría recordar todo ese dolor", señaló.

Ben Stern, nacido en 1921 en un pequeño pueblo de la Polonia de entreguerras, confesó 72 años después que no olvida ni perdona, pero que tampoco cree justo pagarlo con la estudiante alemana que lo acompaña y comparte la cena con él.

"No la puedo culpar a ella por las injusticias que cometieron sus abuelos", dice. "Yo hablo con libertad sobre lo que pienso de los nazis. Los dos hablamos de lo que sentimos, pero nunca nos hemos peleado", sostuvo. Confiesa además que se ha encariñado con ella.

ben1 600

El abuelo de Heitfeld fue soldado nazi, sin embargo, tiene pocos datos que aportar de su lado de la historia, ya que tiene escasos recuerdos. "Lo vi en pocas ocasiones", afirma. "A veces venía en Navidad a vernos porque no tenía con quién pasar las fiestas, pese a que nosotros no lo buscábamos. Era un hombre estricto, duro y frío. Ni siquiera fuimos a su funeral", apuntó.

Heitfeld afirma no sentir culpa pero sí la responsabilidad de hacer algo por lo que ocurrió. "La cuarta generación de alemanes tras la guerra no tiene memoria de lo que sucedió, y eso me parece interesante", concluyó.

¿Qué te pareció la historia? Cuéntanos en los comentarios.

Fotos: Lea Heitfeld/Wikipedia/Ben Stern



pixel

Noticias Recomendadas

+Noticias Repretel

entretenimiento

Las fotos de la cena íntima de Pamela Anderson con una estrella del fútbol francés

la selección

La Sele busca reforzar su trabajo físico

denuncias

Vecinos de Palmares denuncian pésimo estado de calle

fútbol internacional

Real Madrid y Manchester United ya negocian por Morata

entretenimiento

La sensual foto de Kendall Jenner que enciende Instagram

tecnología

Una app le permite ayudar a tomar sus medicamentos

fútbol nacional

Jhamir Ordain se integra al Herediano

fútbol nacional

Jugar como local en el estadio del rival será prohibido el próximo torneo

fútbol nacional

Bustos Golobio recibió una especial visita

entretenimiento

Las viejas fotos que recuerdan el doloroso pasado del actor de Superman

entretenimiento

La razón por la que cada vez te es más difícil bajar de peso

nacionales

Cada vez hay menos estudiantes que aceptan clases de educación religiosa, pero el MEP cada año tiene más profesores