Domingo, 19 de Marzo de 2017 | 12:09 pm

El origen de las tradiciones más curiosas del deporte mundial

El origen de las tradiciones más curiosas del deporte mundial

Rapado a los debutantes

El debut profesional es para un deportista el primer sueño cumplido. Luego de tanto esfuerzo y sacrificio, aparece la oportunidad de mostrar frente a los mejores de qué es capaz. Sin embargo, antes debe pasar por un viejo y (a veces) doloroso ritual.

En los deportes grupales se suele rapar la cabeza de aquellos que inician su carrera de manera oficial. Esta práctica, habitual en equipos de fútbol y rugby de América Latina y algunos países de Europa, fue evolucionando con los años y en algunos casos se le realizan cortes de cabello extraño a los debutantes.

Por otra parte, hay casos en los que el corte de pelo ha sido reemplazado por una acción más violenta o que incluye algún tipo de humillación, ya sea una golpiza de sus compañeros o correr desnudo por los pasillos de la concentración.

Esta vieja tradición tiene su origen en el servicio militar, en donde los recién llegados son sometidos a un corte de pelo que deja de lado los largos rizos y le dan luz al cuero cabelludo.

Ropa blanca en Wimbledon

El Grand Slam británico es el torneo de tenis más antiguo del planeta y desde su nacimiento, aquellos que osen participar deberán usar prendas blancas, incluido el calzado. No sólo los jugadores son los que tienen que vestir exclusivamente de blanco (no se permite ni crema ni gris), también los árbitros y los alcanzapelotas.

La regla es tan estricta que al propio Roger Federer se le pidió que cambie sus zapatillas, producto del llamativo color de sus suelas, y varios tenistas tuvieron inconvenientes con el color oscuro de su ropa interior que se transparentaba.

El nacimiento de esta curiosa y aún vigente tradición se remonta al comienzo del tenis como deporte, el cual sólo era practicado por las clases altas. En aquel entonces, las manchas de sudor estaban mal vistas y la ropa blanca las lograba disimular.

Lluvia de Champagne del piloto más rápido

Cruzar primero la meta, subirse a lo más alto del podio y lanzar champagne al público que celebra la victoria. Pasos que los corredores de automovilismo realizan con naturalidad cada fin de semana, pero que difícilmente se hayan preguntaron cómo nació ese festejo.

En 1966 el suizo Jo Siffert recibió una botella de vino espumante como obsequio luego de participar en las 24 Horas de Le Mans, pero al recibir el presente, el corcho no soportó la presión y salió disparado, generando una lluvia de alcohol.

Al año siguiente, Dan Gurney, ganador de la competencia recordó aquel episodio y roció a propósito a toda la multitud. Ese acto fue provocó risas en la multitud y a partir de allí, la popular bebida pasó a ser parte habitual del automovilismo.

Corte de red en básquet

Habitualmente los campeones de algún torneo de baloncesto no sólo levantan un trofeo, sino también se llevan un particular souvenir a sus casas: la red de uno de los aros. Aunque parezca una práctica comenzada por un joven travieso, en realidad fue un adulto quien inició esta tradición.

Durante las décadas de 1920 y 1930 el entrenador Everett Case alcanzó un admirable récord de 726 victorias y 75 derrotas con la secundaria de Frankfort, Indiana, sumando también 4 títulos estatales (1925, 1929, 1936, 1939). Al despedirse, por su ingreso a la fuerza naval estadounidense en 1941, se llevó como recuerdo de sus días de gloria, la redes de los canastos de los estadios en donde había conseguido ser campeón.

Cinco años más tarde regresó a la actividad en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, con la cual se consagró 6 veces campeón de conferencia y luego obtuvo otros cuatro representando a la estatal de Wolfpack. Allí su tradición tomó popularidad y actualmente es replicada por los grandes equipos del planeta.

Botella de leche al gandor de las 500 millas de Indianápolis

Antes de competir, los corredores deben enviar a la organización la información de qué tipo de leche prefieren, en caso de ser los ganadores de la carrera que se disputa todos los años en Estados Unidos, ya que al subir al podio recibirán una botella con la misma.

Quien inició esto fue el norteamericano Louis Meyer. Al lograr ser el más rápido en tres ocasiones diferentes (1928, 1933 y 1936), el piloto pidió un brindis con su bebida favorita: leche.

Uno de los mayores proveedores de leche de Estados Unidos vio en ese gesto una excelente campaña publicitaria y colaboró para mantener viva una tradición que sólo se detuvo entre 1947 y 1955 (ya que los pilotos no quisieron beber) y en 1993 cuando Emerson Fittipaldi llevó un jugo de naranjas de su plantación, para promocionar su producto.

Temas relacionados:

Noticias Recomendadas

+Noticias Repretel

sucesos

Hilda Castro: "Mi corazón me decía que estaba vivo"

nacionales

Tenacidad de cuerpos de socorro se ha puesto a prueba en otras ocasiones

sucesos

Operario rescatado continúa delicado en el hospital

sucesos

Cuerpos de socorro realizaron un rescate histórico

sucesos

Chofer voluntario de la Cruz Roja tuvo la responsabilidad de trasladas a operario

sucesos

Palabras de aliento de esposa de operario fueron vitales en rescate

sucesos

Tras 20 horas sepultado y muchos obstáculos operador de excavadora fue rescatado con vida

fútbol internacional

La hilarante oferta de un modesto club irlandés para contratar a Cristiano Ronaldo

más deportes

Andrey Amador será papá

internacional

El brutal arresto de un policía a un conductor que no se resistió

internacional

Ya son cinco los senadores republicanos que se oponen al proyecto de Trump para reformar el Obamacare

internacional

Denunció agresiones de su esposa, se burlaron de él y murió apuñalado