Cargando el player...

Lunes, 20 de Febrero de 2017 | 9:35 am

La vergüenza de su vida: luchador termina noqueado por burlarse de su rival

Joe Harding se creyó superior a su rival y no dudó en bailar en medio del ring. Un error que le costó muy caro. 

Nunca hay que confiarse del oponente y menos cuando te puede noquear en cualquier momento. Este consejo fue el que el inglés Joe Harding no siguió y lo que le significó la vergüenza de su vida.

El domingo recién pasado se enfrentaba al francés Johan Segas en un combate de artes marciales mixtas en el Reino Unido. Harding, al ver que su oponente parecía un rival fácil de vencer, comenzó a confiarse y a realizar juego de piernas y hombros. Sin embargo, en el tercer round todo cambió.

Al ver que todo parecía sencillo, Harding no dudó en adornar su presentación con un pase de baile. Eso fue su gran error, ya que Segas aprovechó ese momento y le lanzó una patada directo al rostro, la que noqueó a Harding y lo mandó directo a la lona.

Es así como una pelea aparentemente sencilla para el inglés, terminó siendo la vergüenza de su vida.

Foto: Captura de YouTube



pixel

Noticias Recomendadas

+Noticias Repretel

fútbol nacional

Wanchope será nuevo técnico del Cartaginés

nacionales

Oficial de tránsito espera justicia luego de ser agredido

nacionales

Crucitas se tiñó de sangre y fuego

internacional

Daniel Ortega llama a los nicaragüenses a cuidar la paz

nacionales

Tráfico fue agredido por conductor luego de intentar decomisarle las placas

nacionales

Ministerio de Seguridad reforzará vigilancia en fronteras

nacionales

Cancillería aconsejó a los costarricenses no viajar a Nicaragua

internacional

Barrios de Managua reflejan como se viven los enfrentamientos entre manifestantes y la policía

internacional

Basura y cenizas, así lució Managua este sábado

nacionales

TransNica suspende viajes hacia y desde Nicaragua

entretenimiento

La misteriosa nueva cuenta en Instagram de Rihanna que intriga a sus seguidores

fútbol internacional

El emotivo abrazo de Lionel Messi y Andrés Iniesta tras convertir uno de sus últimos goles con el Barcelona