Domingo, 12 de Febrero de 2017 | 4:25 pm

9 parejas de Hollywood que se odian detrás de cámaras

9 parejas de Hollywood que se odian detrás de cámaras
9 parejas de Hollywood que se odian detrás de cámaras

Mujeres estrellas como Marilyn Monroe, Claire Danes, Sophia Loren son algunas de las protagonistas que han tenido grandes conflictos con actores con los cuales compartieron horas de rodaje.
Como en cualquier ambiente laboral, existen relaciones que prosperan con el tiempo y otras que se convierten en un karma a la hora de pasar extensas horas de trabajo en conjunto.

El ambiente artístico siempre se caracterizó por estar en el centro del conflicto, a continuación 10 parejas que nunca dejaron salir a la luz sus diferencias en la vida real.

Marlon Brando y Sophia Loren - A Countess from Hong Kong

El famoso rodaje A Countess from Hong Kong dirigida por Charlie Chapline levantó muchas sospechas sobre la relación entre Marlon Brando con la actriz italiana Sophia Loren.
En su autobiografía Loren afirmó no haberla pasado del todo bien en el rodaje junto al protagonista de "El Padrino", conocido en el ambiente por su fuerte temperamento.
"Una vez, casi sin esperarlo, puso sus manos sobre mi, delicadamente me di vuelta y con una mirada fulminante le advertí que nunca más vuelva a hacerlo. Desde aquel día, por suerte, no volvió a molestarme" aseguró la actriz.

Marylin Monroe y Sir Laurence Oliver - El príncipe y la corista

La relación de estos dos actores siempre fue de necesidad mutua. Marylyn necesitaba trabajar con un estrella del cine y Larry, buscaba generar un nuevo éxito en su carrera. Juntos eran la pareja ideal para el film El príncipe y la corista.
Pero algo inesperado entró en escena, la relación conflictiva de Monroe con Arthur Miller, hacía que la actriz le de poco interés al rodaje.
La relación entre los actores era muy mala, aseguró Jack Cardiff, director de fotografía en sus memorias.
La falta de comunicación por parte de ambos hizo que la mala relación se incremente durante todo el film. Fue tal la magnitud de la frialdad en la relación que Oliver llegó a crear la película biográfica del 2011 "Mi semana con Marilyn".

Reese Witherspoon y Vince Vaughn - Cuatro navidades

La comedia Cuatro Navidades paso a ser una película de terror durante el rodaje. Estos dos actores fueron el claro ejemplo de dos personalidades muy distintas que se cruzaron en el mismo ambiente laboral.
Miembros que formaron parte del rodaje aseguraron que ella siempre llegaba temprano, al contrario de Vince quien parecía caer siempre de de largas e intensas noches.
Estas situaciones irritaban en profundidad a la actriz, quien cuando encontraba oportunidad, no dejaba de recalcarle su falta de compromiso.
Una fuente aseguró al Daily News: "Ella lograba las escenas en solo una toma, por el contrario a Vince le encantaba cambiar el libreto y jugar durante el rodaje".
Esta pareja es un claro ejemplo de dos personalidades muy diferentes que poco tienen en común y cuya relación terminó siendo explosiva en la vida real.

Marylyn Monroe y Tony Cutis - Some Like It Hot

Las relaciones amorosas en los ambientes laborales nunca concluyen bien. Marylyn y Tony habían tenido un intenso romance años antes del rodaje de el film "Some Like It Hot" por lo que, los roces de pareja, se vieron reflejados en el set.
El aseguró en varias oportunidades sentirse harto frente a los caprichos contrastante de la actriz como también, ante las constantes demandas de nuevas tomas.
En una entrevista que le hicieron a Tony Curtis le preguntaron qué había sentido al besar a una de las mujeres más hermosas del mundo, a lo que el actor respondió, "fue como besar a Hitler".

Kate Beckinsale y Luke Wilson - Vacancy

La columna de chismes Page Six, aseguró que Kate Beckinsale se cansó de los aires de estrella de Wilson durante el rodaje de la película de suspenso Vacancy.
Presumir sobre su condición de estrella era sumamente común a la hora de iniciar al jornada laboral. Siempre que había una oportunidad, no dejaba de contar sus historias de borrachera y excesos con mujeres de los fines de semana.
Su actitud sobrante permitió varios roces durante el set con la actriz, peleas casi infantiles cubrían la atmósfera del rodaje. Llegaron al punto tal de no colaborar el uno con el otro en ciertas escenas complejas que requerían trabajo en conjunto.

Leonardo Di caprio y Claire Danes - Romeo y Julieta

Durante el rodaje de esta película el éxito de Di Caprio ya iba en ascenso, se caracterizaba por ser un actor todo terreno pero la fama y la popularidad ya hacían estragos en su personalidad.
Danes con solo 16 años no pudo dejar de notar en Leonardo, un chico de tan solo 22 años, irritante e inmaduro.
El aseguró en varias oportunidades que no lograba generar un vínculo con la actriz debido a su personalidad reservada y tensa.
Un claro ejemplo de personalidades opuestas que poco tienen en común para poder compartir de una amistad extra laboral.
Miembros del rodaje aseguran que cuando las cámaras se apagaban la pareja de actores evitaban conversar hasta el rodaje de una nueva escena.

Harrison ford y Sean Young - Blade Runner

La pareja entre Rachael y Deckard se consagró como la perfecta relación agridulce en el film de ciencia ficción pero, detrás de cámaras, ambos actores se desagradaban mutuamente. Su relación era tan mala, que incluso los trabajadores de la película rebautizaron a su famosa escena de amor como "la escena del odio". La ejecutiva de producción Katherine Haber fue quien recordó: "Eso no fue una escena de amor, eso fue una verdadera escena de odio".

Patrick Swayze y Jennifer Grey - Dirty Dancing

En la historia que cuenta la aclamada película Dirty Dancing, Baby Houseman y Johnny Castle, interpretados por Patrick Swayze y Jennifer Grey respectivamente, eran una pareja en medio de los años de 60 con marcadas diferencias sociales que, a pesar de todo y a través del baile y la pasión se entregaron al amor. Sin embargo, en la realidad fuera de cámara, Swayze no podía soportar trabajar con Grey.
"Se concentraba en tonterías, forzándonos a hacer escenas una y otra vez", escribió más tarde en sus memorias. "Tuvimos algunos momentos de fricción, ella parecía particularmente emocional, a veces estallando en lágrimas si alguien la criticaba." Sin embargo, con el tiempo, ambos colegas finalmente se reconciliaron y se hicieron amigos.

Sharon Stone y William Baldwin - Silver

Aunque no se conoce por qué no lograron entenderse durante el rodaje de la película, sí se conoce que no se soportaban y que la actriz disfrutaba de molestarlo constantemente. Un día, solo para molestarlo e incomodarlo durante una escena que se besaban, Stone le mordió tanto la lengua a su compañero que Baldwin tuvo que mantenerse con la boca cerrada por un largo rato.
No existen demasiados transcendidos acerca de los motivos por los cuales no lograban entenderse durante el rodaje de esta película de suspenso, en 1993. Lo que sí se sabe es que la actriz lo provocaba para hacerlo enojar todo el tiempo.

Temas relacionados:

Déjanos tus comentarios