Domingo, 18 de Diciembre de 2016 | 1:05 pm

Se cumplió otra profecía de Los Simpsons

Se cumplió otra profecía de Los Simpsons
Se cumplió otra profecía de Los Simpsons

Desde la victoria de Donald Trump, pasando por los Premios Nobel de Química y Economía otorgados recientemente y la tecnología de videollamadas, Los Simpsons, de Matt Groening, han sabido adelantarse a su tiempo, prediciendo todo tipo de acontecimientos que luego se convertirían en realidad a lo largo y ancho del mundo.

Esta capacidad de transformarse en un barómetro por momentos mucho más confiable que consultoras y encuestadoras del mundo real en lo que respecta a pronósticos de lo que sucedería en el corto plazo ha hecho que la caricatura se convierta en un reflejo en la pantalla chica de los últimos acontecimientos, muchas veces marcando agenda en un contexto cómico y de extrema acidez.

Una prueba más de esta capacidad de adelantarse a los tiempos se ve reflejada en el reciente foco puesto en los juguetes inteligentes, en su mayoría conectados a internet, hoy bajo la lupa por supuesta violación de la privacidad de millones de niños que se habrían convertido en conejillos de India de un polémico fabricante de muñecos inteligentes chino acusado por grupos de defensa del consumidor de recolectar datos sin el consentimiento de sus usuarios o adultos a cargo.

Ya en 1999 Los Simpsons se hacían eco de los juguetes inteligentes y en este capitulo Lisa descubre como utilizan a los niños para conseguir información para poder vender más muñecos, algo no muy alejado a lo que está pasando este año.

La llegada de los revolucionarios muñecos Furby, que desembarcaron en los EEUU con bombos y platillos convertidos en los primeros de su tipo en poder relacionarse de manera interactiva con sus jóvenes propietarios, iniciando una fiebre por los juguetes de ese tipo y convirtiéndose, a la vez, en el robot doméstico que de alguna manera también allanó el camino para los omnipresentes asistentes virtuales de la actualidad, como el Amazon Echo y Google Home.

Según reportes del Wall Street Journal, el fabricante Genesis Toys con base en Hong Kong está siendo investigado por la Justicia en los EEUU y la Unión Europea luego de presentarse denuncias que comprometían a sus populares modelos My Friend Cayla e I-Que Intelligent Robot en un esquema ilegal que involucraría la recolección ilegal de datos personales de los millones de niños que mantienen "conversaciones" a diario con ellos.
 

Temas relacionados:

Déjanos tus comentarios